sábado, 17 de agosto de 2013

ODIADAS... PERO MAGNÍFICAS (II)

A riesgo de que más de uno se piense que me ha dado un golpe de calor (ese mismo calor del que hemos hablado en este blog y nos ha hecho recordar tres maravillosas películas), hoy hablamos aquí de un film que ha desatado odios viscerales entre crítica y público. Curiosamente, no ha sido un odio inmediato. Cuando la película tuvo su estreno mundial en el festival de Cannes generó en su inicio una corriente positiva, desde los propios aplausos que se pudieron escuchar en la sala donde se vio por primera vez (como bien puede confirmar Lucía Ordóñez, testigo de excepción de aquel evento) hasta las primeras críticas entusiastas que salieron a la luz en medios de comunicación. Pero con el paso del tiempo, el afilado odio que desprender la figura de George Lucas (en parte por las decepcionantes precuelas de Star Wars), ha podido con todo lo demás, hasta normalizar el hecho de que se haya asumido entre crítica y público que Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal es una decepción absoluta, un borrón en una saga que nunca debió pasar de trilogía a tetralogía, un paso en falso para su director, Steven Spielberg.


 Nada más lejos de la realidad. En mi opinión es una magnífica película que desprende todo el talento que atesora el director de obras maestras como Tiburón y En busca del arca perdida, con un Harrison Ford pletórico, capaz de hacernos volver a sentir la emoción que supone ver de nuevo en pantalla a un héroe tan querido como el del famoso arqueólogo. Cuando se estrenó la película escribí un pequeño texto con el que, a pesar del tiempo transcurrido, me sigo identificando plenamente. El cine es alegría, el cine es magia, y lo que nos dieron hace años Lucas, Spielberg, Ford, Koepp, Williams y compañía fue otra dosis que nos devuelve la ilusión por vivir aventuras en lugares lejanos. Os dejo con el texto:



"Ya está aquí, después de años de espera, ha llegado y nos ha regalado ciento veintitrés minutos de cine en estado de gracia.

Pura fantasía cincuentera con acción, humor, reencuentros inolvidables, secuencias antológicas, una película donde cabe la aventura, las referencias al espionaje propio de la guerra fría, las listas negras, el comunismo, Roswell, Francisco de Orellana, los experimentos nucleares, hormigas gigantes, cataratas, selvas cargadas de peligros, persecuciones frenéticas, cuevas secretas, ciudades perdidas y un solo nombre que por sí solo ya atraería a masas enfervorecidas con ganas de bucear en un mundo de fantasía: Indiana Jones.


 Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal es eso y mucho más. Si a la imaginación de Lucas unimos el talento único de Spielberg y la mejor interpretación posible para el personaje por parte de Harrison Ford, surge una joya a la altura de las demás secuelas de esa obra maestra del cine llamada En Busca del Arca Perdida(1981). David Koepp se las ha arreglado para reciclar restos de guiones frustrados por parte de Jeb StuartFrank Darabont y Jeff Nathanson, y, añadiendo material de su propia cosecha, conseguir una magnífica muestra de cine de aventuras, cargada de referencias a las anteriores películas de la saga, y con una historia original y que en nada hará sospechar que se trata de una mera fotocopia de las demás.


De hecho, la nueva película de Indiana Jones es claramente una película de Indiana Jones, pero a la vez es algo nuevo. No en vano está hecha hoy, en el siglo XXI, y cuya ficción transcurre veinte años después de las otras historias para el cine del famoso arqueólogo.

La puesta en escena es sencillamente magistral, capaz de mover al espectador de una acción a otra, presentado a la perfección a todos y cada uno de los personajes. Para la historia del cine queda esa primera entrada de Harrison Ford, recogiendo el sombrero del suelo y colocándoselo con el estilo que se le supone. O la entrada del personaje de Mutt Williams, entre la niebla y en moto, o esa mala malísima Irina Spalko, tras unas gafas oscuras saliendo de un coche.

John Williams sigue en forma, componiendo una banda sonora eléctrica, recuperando algunos de los mejores temas de En Busca del Arca Perdida y creando algunos nuevos que ya forman parte de la historia de la saga. Michael Kahn compone un montaje vibrante a lo largo del metraje y Janusz Kaminski deja su sello con una fotografía diferente a las anteriores pero justificada por el cambio de década.

Si a toda esta fiesta se une el mísmisimo Elvis Presley en la secuencia de inicio, al plato sólo le falta ser devorado una y otra vez, para disfrute de todas las edades.

Aventuras en mayúsculas."





©José Luis Ordóñez (texto), agosto 2013



4 comentarios:

  1. Intento abstraerme de mis heridas emociones y estudiar la película de un modo objetivo y el experimento arroja el mismo resultado de siempre: El reino de la calavera de cristal es un absoluto desastre como película. Y más como película de Indiana Jones.

    La dirección de Spielberg sigue siendo soberbia, de eso no cabe duda. En todo lo demás es una película mala. Desde los agujeros de un guión desastroso hasta las penosas (o desaprovechadas) interpretaciones. ¿Referencias a las anteriores películas? Un tufillo a nostalgia, a puedo pero no quiero, es lo que veo yo en esas referencias; mirada hacia atrás en lugar de enfocar la vista al frente y refrescar el mito.

    Y no es una película de Indiana Jones. Indy era la aventura, la cinta destilaba aventura en cada toma. Aquí, en la calavera, el premio es abandonar la aventura para siempre y ganar una cómoda vida familiar, con anillo incluido. ¡Si el personaje hasta reniega de su propio nombre!

    Ni siquiera mi admirado John Williams está a la altura de las circunstancias: la mayoría de la banda sonora está compuesta a base de pastiches de los otros filmes, y los temas nuevos no tienen apenas fuerza, salvo quizá el de la propia calavera.

    Escenas ridículas, diálogos absurdos, errores de camión... En definitiva: una decepción de película que es mejor olvidar para siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos coincidimos en lo de la maestría de Spielberg.

      Eliminar
  2. Muy buena crítica
    De acuerdo con todo
    Con el tiempo los fans con un mínimo de objetividad la valorarán como se merece

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pienso. El Templo fue también masacrada en su momento y ahora se ve como la gran película de aventuras que es.

      Eliminar