viernes, 13 de enero de 2017

LAS MEJORES PELÍCULAS DE 2016

Sorprendentemente, tres westerns y un documental encabezan lo mejor de 2016 visto en cines. No en móviles, iPads, ordenadores o pantallas planas. En SALAS DE CINE. Aquí tienen mis 10:


-BONE TOMAHAWK. Qué quieren que les diga: vista en pantalla grande, en una sala repleta de público, este western no tiene rival. Genera reacciones contrapuestas, de admiración y repulsa, pero estamos ante cine de quilates con momentos deliciosos y un soberbio reparto encabezado por Kurt Russell y un magnífico Richard Jenkins. Violenta, áspera, con un inesperado humor negro y un extraordinario final. Para aplaudir.


-LOS ODIOSOS OCHO. Tarantino vuelve a ofrecernos una prodigiosa muestra de cine que aglutina diferentes géneros para ofrecernos algo nuevo: su propio y particular género tarantiniano. Es western, sí. Es policíaco, sí. Es un remake encubierto de “La cosa” de John Carpenter. En cierto modo, sí. Fotografía deliciosa y magnífico score de Ennio Morricone, con un repartazo donde de nuevo, y en otro western en el mismo año, aparece Kurt Russell, en este caso junto a Samuel L. Jackson y Jennifer Jason Leigh, entre otros.


-COMANCHERÍA. Una de las sorpresas del año, con guión de Taylor Sheridan, autor de la también brillante “Sicario”. Mitad western, mitad cine negro, cuenta con el dios Jeff Bridges y los magníficos Ben Foster y Chris Pine. Una delicia noir para paladares exigentes.


-SUPERSONIC. Parte de la grandeza de un documental es recuperar el momento, hacer al espectador partícipe de lo que describe. Esto lo ejecuta con precisión emotiva SUPERSONIC, el documental de Mat Whitecross sobre el fulgurante acceso a la cima de la música del legendario grupo Oasis, centrado en la relación amor odio de los hermanos Gallagher.


-SPOTLIGHT. Cine premiable y merecidamente premiado. Un magnífico cast y una dirección sólida al servicio de una historia que nos mantiene atrapados desde el principio hasta el final. Ejemplar.


-EL REGALO. Extraordinario thriller: inquietante, realista y contundente, con una temática de actualidad y que hace reflexionar una vez finaliza la proyección. Joel Edgerton lo hace todo bien: guión, dirección e interpretación.


-DOS BUENOS TIPOS. Cine negro, humor y acción en una película que parece haber sido rodada en los 80. O, al menos, con ese tono desenfadado, violento, con humor y una inspirada e improbable pareja protagonista formada por Ryan Gosling y Russell Crowe. Y todo gracias a alguien nacido cinematográficamente en los 80, claro: Shane Black, uno de los guionistas mejor pagados de Hollywood.


-CAFÉ SOCIETY. Es el Woody Allen de 2016. Y, como suele suceder, magnífico, aunque esta historia hermosa y desoladora no haya suscitado el entusiasmo de otras películas. El último plano, una absoluta lección de cine.


-CALLE CLOVERFIELD 10. Menos es más. Concebida como una (secreta) secuela de “Cloverfield” (aquí llamada “Monstruoso”), es un brillante ejercicio de narrar el (post) Apocalipsis entre cuatro paredes. John Goodman, estupendo.



-ROGUE ONE. Aunque no se anuncie así, estamos ante la mejor precuela del universo Star Wars, con un tramo final espectacular. Brillantes secundarios como Mads Mikkelsen o Ben Mendelsohn acompañan a otros recreados a través del CGI. Star Wars se expande. En calidad, también.

martes, 3 de enero de 2017

Resumen 2016


Cuando al finalizar el año uno mira hacia atrás para echar un vistazo a lo que ha realizado en los doce meses previos, suele ver la punta del iceberg, como culminación a un año de trabajo que, en general, queda bajo el agua, invisible para el resto del mundo pero muy presente para el que ha estado ocupado en la construcción de ese laborioso bloque de hielo. Aquí va una breve muestra de actividades creativas y culturales en las que he tenido el placer de participar en el año que finaliza.


Tengo que escribir, claro, sobre "DE HUMANOS Y OTROS MONSTRUOS" (El Sendero, 2016), el libro publicado la pasada primavera con una ayuda de la Fundación SGAE y que contiene tres obras mías premiadas y estrenadas: "La última cena" (radioteatro), "Cuestión de fe" (teatro) y "Monstruos, una cena terrorífica" (teatro infantil). Como muchas veces señalo, la publicación es sólo el principio, ya que después viene el laborioso proceso de presentar el volumen y hacerlo visible para que sea accesible a los lectores. 


Eso nos llevó por diferentes espacios: el Lar Gallego de Sevilla, en un acto presentado por María Navarro Limón, presidenta de Radiópolis y directora y presentadora del programa cultural “El Limón Revoltoso”; Librería Proteo (Málaga), donde el escritor José Carlos Carmona, autor de “Sabor a chocolate” (Alfaguara) y “Martino y Martina” (Planeta), ejerció de maestro de ceremonias en un tormentoso día que hizo que la propia Feria del Libro de Málaga se viera obligada a cerrar por la lluvia torrencial; Librería Babel (Granada), en la que el encargado de poner orden entre humanos y monstruos fue el escritor, cinéfilo y runner Jesús Lens; Feria del Libro de Sevilla, donde firmamos ejemplares en el stand de la Librería Anabel; Feria del Libro de Bormujos (Sevilla), en la que estuve muy bien acompañado por Elena Marqués, escritora premiada y flamante finalista del prestigioso Premio Fernando Lara de Novela, que tuvo a bien introducir mi libro para el público asistente; e inolvidable fue el acto en el maravilloso marco del Centro de Documentación de las Artes Escénicas de Andalucía (CDAEA), con la presencia de Sario Téllez, actriz y directora, y Juan Vinuesa, periodista y actor nominado a un Premio Max, que se atrevieron a dramatizar una escena de "Cuestión de fe" para disfrute de todos los asistentes.


Si desean hacerse con un ejemplar del libro, reseñado en el número de noviembre de 2016 de la revista LEER (deliciosa portada, por cierto, dedicada al flamante Premio Nobel de Literatura Bob Dylan), pueden hacerlo a través de la web de la editorial (www.editorialelsendero.es), y también en librerías. Aquí tienen algunas de ellas:



Y era cuestión de tiempo que tras varias obras de larga duración me estrenará en el formato corto. De ahí nace "EL MÁS RÁPIDO DE SEVILLA O ESTE", una pieza de teatro breve que, en cierto modo, es también un western urbano contemporáneo, escrito para que Álvaro Delso la dirigiera con su póker de actores dentro de Agón Teatro. 


El resultado es una imaginativa puesta en escena que ofrece veinte minutos de humor, enredo y diversión, como comprobó el público asistente a los pases que se hicieron en la Sala Holiday (Sevilla) dentro del programa Teatro en el Acto.


El año 2016 arrancó con la nominación a Mejor Labor Informativa en los Premios ASECAN 2016 (Asociación de Escritores Cinematográficos de Andalucía) por la sección de cine que he presentado y escrito desde 2010 en el programa "La calle de 'enmedio'", dentro de la franja dirigida por el siempre jovial y dinámico Pepe Da-Rosa, que, junto al equipo formado por el programa, ha impulsado en varias ocasiones el espacio hasta lograr la mayor audiencia de Canal Sur Radio (EGM abril 2015 / 208.000 oyentes).


Además de hablar de los estrenos cinematográficos del fin de semana y de las mejores series de televisión de los últimos años (ya saben, el cine del siglo XXI), tuve ocasión de charlar con figuras de nuestro cine: del pasado, presente y futuro. 


También con algunas leyendas. Ahí queda, por ejemplo, una inolvidable conversación con Carlos Saura cuando fue homenajeado en la Muestra de Cine Español Inédito en Jaén. Aquí tienen fragmentos de diferentes entrevistas que se emitieron a lo largo de la temporada 2015-2016, una breve muestra de cómo contamos el cine a través de las ondas con los que lo hacen posible.


Pero si hay algo maravilloso que me hayan permitido en este programa (gracias Pepe Da-Rosa, gracias Antonio Carlos Santana, gracias CSR) es dedicar monográficos a obras maestras del cine: ahí han quedado programas especiales dedicados a "Senderos de gloria" (Stanley Kubrick), "Casablanca" (Michael Curtiz) o "La caza" (Carlos Saura), por citar algunos. Aquí comparto el que dedicamos en Canal Sur Radio a "El hombre que mató a Liberty Valance" del gran John Ford.


Pero la crítica cinematográfica no se restringió a las ondas radiofónicas en 2016, sino que se amplió a otros medios, como las colaboraciones en "SOLO NOVELA NEGRA", la revista del mundo criminal, donde he tenido ocasión de escribir en la sección NOIR en 35mm sobre grandes clásicos del cine negro.


Desde la química imperecedera de Humphrey Bogart y Lauren Bacall, tan intensa ahora como hace setenta años, hasta la majestuosa irrupción de Orson Welles en "El tercer hombre", una de las grandes obras maestras del cine. 


Y del negro, al fantástico, donde en la revista "SCIFIWORLD" he escrito, entre otros temas, sobre los mundos de Han Solo e Indiana Jones, sus parecidos y sus diferencias en dos sagas que han hecho historia (y siguen haciendo: recordemos que el episodio VIII se estrena en diciembre de 2017 e Indiana Jones V en julio de 2019), con dos personajes que se han convertido en legendarios. 


También tuve ocasión de escribir sobre un libro maravilloso, imprescindible para cualquier amante del cine: “El diario de Tiburón”, de Carl Gottlieb, que trata sobre el rodaje de la magistral "Tiburón", una pieza literaria que se publicó coincidiendo con el estreno de la película pero que en España ha pasado bastante desapercibida. También hemos propagado el cine desde el blog "FUNCINEMA237", en forma de noticias, tráilers y reseñas sobre el cine que se estrenó en 2016, igual que en este mismo blog. La revista "ALDABA", que recientemente cumplió diez años de su edición en papel, también ha contado con textos fílmicos sobre películas tan diferentes entre sí como “Whiplash”, “Antes del anochecer” o “El Despertar de la Fuerza”, por citar algunas.


En la pasada primavera se cerró el recorrido del cortometraje “Maternidad” por festivales, exhibiéndose en la Sala Berlanga de Madrid, al ser seleccionado en el programa SGAE en Corto, una carrera que se inició dos años antes con la premiere mundial en el Arizona International Film Festival


Sé que suena a tópico (y típico), pero no puedo evitar dar las gracias de nuevo al equipo que lo hizo posible: al magnífico trío de actrices y, por supuesto, al talentoso cast & crew & friends que colaboraron para que todo llegara a buen puerto. Un lujo poder haber compartido con ellos esta experiencia cinematográfica.


Y, como siempre, tuvimos ocasión de participar en mesas redondas (novela negra, el mundo editorial, etc.), tertulias radiofónicas (junto a José Luis Cienfuegos, director del Festival de Cine Europeo de Sevilla; también con Javier Sánchez Menéndez, editor en La Isla de Siltolá, etc.), tertulias cinéfilas (en la imprescindible cita mensual con Carmen Jiménez en Casa del Libro de Sevilla), presentaciones de libros de otros escritores y ser objeto de entrevistas en diferentes medios, como la del IDEAL de Granada.



Y como decía al principio, hay más. Siempre lo hay. Quizá el germen de una nueva novela, obra de teatro o guión. Tal vez un nuevo proyecto. Quizá uno viejo que resurge. Siempre historias que uno, en su interior, piensa que merecen ser contadas y que, desde el otro lado, alguien disfrutará. Sea como sea, es hora de recapitular (de ahí este post) y de desearles a todos ustedes un feliz 2017. Nos vemos en las librerías, los teatros y las salas de CINE.

martes, 20 de diciembre de 2016

viernes, 16 de diciembre de 2016

ROGUE ONE (Gareth Edwards, 2016)


Derivada tal vez de la poca esperanza en que se saliese de los cauces previstos, después de asistir a la proyección de “Rogue One”, el anunciado y publicitado spin-off de la saga “Star Wars”, tengo que decir que hay una palabra que, sin duda, define mis sensaciones: sorpresa. ¿Quiere decir eso que estamos ante una película original? No necesariamente, aunque sí hay factores originales (o inesperados) dentro del universo galáctico transitado hasta el momento (los siete capítulos dedicados a la familia Skywalker) que hacen que, por varios motivos, esta entrega dirigida por Gareth Edwards destaque a varios niveles.


Temporalmente, “Rogue One” se ubica justo antes de la original “La guerra de las galaxias” ­—o, como se conoce desde hace cierto tiempo, “Star Wars Episodio IV: Una Nueva Esperanza”— (George Lucas, 1977), y nos cuenta la historia del grupo de rebeldes que logra hacerse con los planos que muestran el punto débil de la todopoderosa Estrella de la Muerte, y que, como recordamos, caen finalmente en posesión de los entrañables R2D2 y C3PO al comienzo de la película de los setenta. Esta hábil propuesta argumental permite al menos dos cosas: por un lado, alejar el foco de los Skywalker y, por otro, construir una trama más de género bélico con un grupo de personas en una misión muy definida. Y lo que logra aquí Gareth Edwards es una obra inesperada, entre otros aspectos por las pocas concesiones hacia el público infantil, la fotografía oscura y apagada, y la sensación de estar ante una pieza que funciona como perfecto binomio con “La guerra de las galaxias”, por cuanto, de una manera orgánica y natural, finaliza justo donde aquella empieza. Entretenida, con escenas espectaculares de combate, quizá algo alargadas, sí, pero también contiene momentos magníficos que hacen que el balance a la hora de valorarla sea positivo (podemos concluir, pues, que los costosos reshoots del pasado verano han dado su fruto).

Y ahora entramos en terreno de spoilers. Quedan avisados.

Sorpresa era la palabra que elegía al principio del artículo, y es aplicable por ejemplo a la ya mencionada fotografía tenebrosa de Greig Fraser que envuelve en general todo el metraje, pero también a la magnífica banda sonora de Michael Giacchino, inclusión de última hora ante la baja de Alexandre Desplat, el compositor previsto, y que acompaña las imágenes de música original y vibrante, con muy pocas referencias a los temas clásicos del maestro John Williams (que las hay, en los momentos precisos), y además juega con el espectador, sugiriendo muchos de los cortes originales para después tomar nuevas veredas.


Pero si hay algo que sorprende sobre todas las cosas es el nada publicitado regreso de Grand Moff Tarkin, personaje fundamental en la original “Star Wars” al que dio vida el mítico actor británico Peter Cushing, popular por sus películas de terror con la productora británica Hammer desde la década de los 50. Pero, recordemos, el señor Cushing murió en 1994, deceso que no ha sido óbice para que reaparezca en “Rogue One” en un papel secundario pero de peso gracias a las maravillas de la tecnología CGI. Y ustedes se preguntarán, ¿es el resultado convincente? Sí, es convincente… e inquietante al mismo tiempo, pero funciona, es verosímil en el desarrollo de la historia y, de nuevo, encaja a la perfección con la interpretación del Cushing real en la película del 77.


Estamos, pues, ante un largometraje de guerra, de hombres (y mujeres, en este caso) que se unen para llevar a cabo una misión, y es previsible que no todos ellos lleguen con vida hasta el último fotograma; por eso, durante el proceso de formación del grupo, uno va haciendo sus apuestas: ¿Sobrevivirá el samurai ciego? ¿Lo hará el piloto? ¿Tal vez el rebelde al que da vida Diego Luna? Por supuesto, piensa uno, la protagonista saldrá airosa de la aventura. Bien, pues aquí podríamos recuperar esa antigua expresión de “no queda ni el apuntador”. Ni siquiera el simpático y nuevo robot que aparece como fiel escudero de los protagonistas. No deja de asombrar ese admirable destino oscuro para nuestro escuadrón de héroes, especialmente para una franquicia adquirida por Disney, y de la que muchos temían una infantilización de sus propuestas.


Los últimos minutos de “Rogue One” son especialmente brillantes. Después de casi dos horas de escaramuzas y batallas entre rebeldes y soldados imperiales, tenemos por fin la primera visión, casi demoníaca por su concepción, de un sable láser rojo que se despliega amenazante ante sus enemigos. Se trata, claro, de Darth Vader, de riguroso negro, con su mítico casco impoluto (aquí de nuevo recuperando la voz y la respiración de James Earl Jones), ejerciendo su Fuerza del Lado Oscuro a todos los niveles contra un pobre grupo de rebeldes que son masacrados. Poco antes, los personajes a los que dan vida Felicity Jones y Diego Luna se abrazan después de haber cumplido su misión y esperan resignados a ser devorados por la furia de la Estrella de la Muerte, momento en el que la oscuridad predominante durante el metraje desaparece en favor de una luminosidad que crece y crece hasta convertir la pantalla en un blanco purificador que, sin embargo, aniquila a nuestros protagonistas. Pero, regresando a la escena de Vader, poseído de una fuerza infernal a la búsqueda de rescatar los planos en manos rebeldes, vemos su devastador tránsito por la nave que ha abordado, para comprobar finalmente que llega tarde, porque esos ansiados planos ya están en un nuevo vehículo espacial que se aleja. En su interior, contemplamos cómo llegan a alguien que nos recibe de espaldas pero que, inmediatamente, reconocemos por su vestimenta.

Es la princesa Leia, jovencísima (de nuevo ese inquietante pero efectivo CGI que reconstruye la imagen de la actriz Carrie Fisher), que los acoge con una palabra que cierra la película, que ha movido a nuestros personajes durante dos horas y de la que, sin duda, muchos carecían antes de entrar a la proyección de “Rogue One”.

Esperanza.


viernes, 9 de diciembre de 2016

Los 100 de KIRK DOUGLAS


Kirk Douglas cumple hoy cien años. Cien. Ahí queda eso, demostrando su valía y vitalidad: ya lo había hecho en el ámbito cinematográfico, donde merecidamente es desde hace tiempo una leyenda, pero ahora lo ha confirmado con esa férrea voluntad de permanecer vivo, a pesar del inexorable paso de los años. Sigue en pie Doc Holliday, con una elegancia insultante a pesar de su desaforada pasión por el juego y la botella; también el honesto y ejemplar Coronel Dax; y, por supuesto, el mítico y rebelde Espartaco.


Douglas nos ha acompañado desde sus primeros clásicos (si no la conocen, busquen la extraordinaria “Retorno al pasado” donde interviene como secundario), sus maravillosos westerns, como “Duelo de titanes”, “El último tren de Gun Hill” o “El día de los tramposos”, o las dos obras maestras que hizo con Kubrick: “Espartaco” y “Senderos de Gloria”.


Supongo que queda claro que este blog no se llama “Senderos de Ficción” por casualidad.


Un placer compartir estos años y películas, señor Douglas. Muchas y muy buenas.


lunes, 28 de noviembre de 2016

10 años de la revista literaria ALDABA


Que una revista literaria llegue a los diez años de existencia es una auténtica proeza y que, además, me permitan participar de la fiesta que ello supone, un lujo. Por eso estoy muy contento de haber aportado mi granito de arena en esta celebración, y hacerlo con una breve reseña de una de las grandes obras maestras de la historia del cine: "Grupo salvaje". La pueden localizar en la página 95 de Aldaba (número 31 / otoño 2016).




miércoles, 23 de noviembre de 2016

Comienza la Feria del Libro de Bormujos (Sevilla)


Hoy comienza la Feria del Libro de Bormujos (Sevilla), evento que se prolongará hasta el próximo domingo 27 de noviembre, y lugar en el que se darán cita autores, editores y lectores en torno a esa pieza tan fundamental en nuestra historia y cultura como es el libro (programa completo de la FLBormujos16


Y allí estaré el jueves 24, a las 20:30 horas, presentando "DE HUMANOS Y OTROS MONSTRUOS" en compañía de la escritora Elena Marqués. Desde su aparición la pasada primavera, mis monstruos ya han pasado por diferentes actos literarios: en el Lar Gallego (Sevilla), Librería Prometeo (Málaga), Librería Babel (Granada), Feria del Libro de Sevilla (Anabel Librerías) y Centro de Documentación de las Artes Escénicas de Andalucía. En Sevilla pueden encontrar el volumen en Librería Casa Tomada y Librería Nuño, entre otras. ¿Desean saber algo más sobre "De humanos y otros monstruos"? Aquí tienen el índice de su contenido: